"ELA se queda sin guardaespaldas" en Washington
Juan Dalmau y Rodríguez Orellana concluyeron reuniones en la capital federal
Hay un consenso de que el problema, el status territorial, no puede ser la solución", dijo ayer Juan Dalmau
Por José A. Delgado / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
9 oct 2013

 JD

elnuevodialogoWASHINGTON - Después de tres días de reuniones en Washington, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) considera que la crisis fiscal en la Isla, junto a la derrota del status actual en el plebiscito de 2012, le abre nuevas oportunidades al debate dirigido a revisar las relaciones políticas entre Puerto Rico y Estados Unidos.


 

"El Estado Libre Asociado (ELA) se ha quedado sin guardaespaldas. No tienen guardaespalda político, financiero ni militar. Hay un consenso de que el problema, el status territorial, no puede ser la solución", dijo ayer el secretario general del PIP, Juan Dalmau, junto al secretario para Asuntos de Norteamérica, Manuel Rodríguez Orellana.
En las conversaciones, indicaron, la norma era que se les preguntara sobre la crisis fiscal en la Isla y la caída de valor de los bonos del Gobierno de Puerto Rico. 

 


"En el pasado, las corporaciones 936 veían en el ELA su oportunidad de mantengo corporativo y eran las primeras que defendían el status quo. Ahora vemos un cambio, el discurso es que los inversionistas y bonistas ven en el colapso del modelo económico del ELA un peligro para ese sector y una disposición a aceptar otros modelos", sostuvo Dalmau.


Los dirigentes del PIP utilizaron las reuniones para presentar su proyecto de ley dirigido a convocar en 2014 a una Asamblea de Status, que pueda permitir, inicialmente, reclamarle al Congreso que tengan que responder a las definiciones que presenten los seguidores de la estadidad, la libre asociación y la independencia.


"Es una propuesta que puede hacer que el Congreso se mueva. Todos vendríamos con una sola voz a exigir una respuesta sobre las fórmulas de cada ideología", agregó Dalmau.


Aunque no precisaron con quiénes se entrevistaron, los representantes del PIP afirmaron que incluyeron una persona cercana a la Casa Blanca, legisladores federales y funcionarios del Congreso.


"Entre republicanos y demócratas hay consenso de que el ELA que conocemos no es la alternativa", indicó, por su parte, Rodríguez Orellana, quien confía en que las reuniones de esta semana en Washington y otras en semanas próximas ayudará a "que se le dé un examen fresco a la opción de la independencia".