Si luchamos por un Puerto Rico libre, podremos ver una universidad libre

Por: Juan Dalmau Ramírez
Portavoz PIP Senado

La Universidad de Puerto Rico (UPR) está en peligro ante la amenaza lanzada por la Junta de Control Fiscal (JCF) de recortar $300 millones a su presupuesto en dos años. Un sistema público de enseñanza que por décadas ha sido botín de asalto por las administraciones que se han alternado el poder, ahora será secuestrado por la última manifestación del colonialismo crudo y descarado que siempre hemos denunciado, la junta.

La Universidad continúa sufriendo los embates de las malas administraciones. En el 2010, bajo Luis Fortuño, vimos el aumento en la matrícula; bajo la administración de Alejandro García Padilla vimos la aprobación de la Ley 66-2014, que ha significado un recorte paulatino de $323 millones en los pasados cuatro años; y ahora, bajo la administración de Ricardo Rosselló, nos enfrentamos a la amenaza de un nuevo recorte de $300 millones que tendría como consecuencia el aumento en la matrícula más alto en la historia de la Universidad. Según un estudio realizado por el economista José Alameda, el crédito que actualmente cuesta $55 pudiera costar, dentro de dos años, $200 o $300, dependiendo de cuánto se destine a satisfacer el recorte por concepto de aumento en matrícula.

 

Si repudiable ha sido que los partidos que se han alternado en el poder azoten a la UPR con recortes y aumentos, más indignante resulta ser que la recomendación de ese recorte de $300 millones provenga de la JCF. Un organismo creado por Promesa -la ley que va por encima de todas las leyes que se aprueben en Puerto Rico- que tiene el poder para legislar y amenazar con cárcel a los funcionarios del gobierno puertorriqueño que desobedezcan su mandato.

Si de algo ha servido la imposición de la junta, es para descorrer el velo del problema de fondo, el colonialismo que ha permitido tantas cosas en este país en perjuicio de nuestra gente y que permite al Congreso, en sus poderes plenarios, legislar a su antojo contra nuestro pueblo. Ya no se trata solamente de denunciar al Partido Nuevo Progresista (PNP) o al Partido Popular Democrático (PPD) por sus malas determinaciones (que debemos continuar denunciando), sino también de combatir el colonialismo que los ha alimentado por tantos años y que sirve de herramienta para que Estados Unidos trate de pisotear la dignidad de todo un pueblo.
La respuesta a las políticas nefastas de recortes que afectarán a la UPR ya ha sido anticipada por la comunidad universitaria: desafío y defensa de nuestro principal centro docente nacional. A la par con sus estrategias debe sumarse la confrontación al régimen colonial.

Tenemos una gran oportunidad a corto plazo de denunciar el colonialismo y defender nuestra soberanía nacional. El próximo 11 de junio, sal a votarle en contra a la actitud sumisa de esta administración ante la JCF, a la propia junta y al desmantelamiento de la UPR. Con tu voto a favor de nuestra soberanía nacional a la vez defenderás tu universidad, tu país, y exigirás que en tu Patria mandes tú.

Si luchamos por un Puerto Rico libre, podremos ver una universidad libre.

ENLACE http://elvocero.com/un-puerto-rico-libre-por-una-upr-libre/