Conversatorio  Proyecto HR 900 con el Congresista Luis Gutiérrez y  el Profesor Luis E. Romero.  Jueves, 23 de febrero de 2017,  a las 7:00 pm en el Teatro de la Escuela de Derecho en la Universidad Interamericana de Puerto Rico.  #hr900

 

 

Publicado en El Nuevo Día

6 de febrero de 2017

 

 

 

 

Juan Pérez se mira al espejo y ve un ciudadano americano, blanco, de clase media. El mestizo oprimido y pobre debe ser otro. Juan no. Su tez es clara y tiene un pasaporte azul. Los pobres son los que deambulan en las calles.

Es más, Juan no es un trabajador, mucho menos obrero. Es un empleado. Aunque esté desempleado en este momento, él es eso: un empleado desempleado. Los trabajadores son otros, izquierdistas que protestan por cualquier cosa.

Esa enajenación la comparte Juan con la mayoría de los puertorriqueños. Es característica del colonizado que se construye a sí mismo a partir de lo que el colonizador le impone. Ese es el escollo mayor que impide construir el país que queremos en el tiempo récord que lo queremos.

Entonces es que debemos de recordar que las mayorías no construyen nada. Son las minorías las que mueven la rueda. Juan no a mover un dedo por cambiar el país.

Nuestra misión –la de las minorías– incluye ayudar a Juan a liberarse de ese embuste que se ha hecho de sí mismo. Pero no tenemos que esperar por él.

Trabajamos sí para combatir la ignorancia que ha fomentado la deformación educativa deliberada de nuestra gente. Pero pretender esperar a que la mayoría aprenda y concurra para trabajar por la descolonización y construir un nuevo país es pedirnos demasiado.

También lo es pedirnos que esperemos por que los colonialistas definan el ELA mejorado. Han tenido casi sesenta y cinco años para hacerlo y ahora pretenden que detengamos cualquier proceso de libre determinación y descolonización hasta que ellos se definan.

Pues no. Todavía no sabemos cómo va a quedar configurado el nuevo plebiscito que se propone. Pero no es la ñoñería del PPD lo que tiene que determinar si los puertorriqueños ejercemos o no nuestro derecho a ir o no ir a ese plebiscito.

Tampoco el miedo a que la estadidad gane esa consulta. Es más, damos por bueno el augurio de que la gane porque, ciertamente, los independentistas y los soberanistas populares somos dos minorías.

Pero hasta una minoría de uno puede ser formidable con una buena estrategia. Dos minorías de cuatro gatos pueden dañarle una noche a cualquiera.

Yo les hablo de la minoría mía. Cuando nos dicen que hemos fallado en convencer a la mayoría a favor de la libertad tienen toda la razón. Hemos fallado malamente. ¿Y? Los estadistas y estadolibristas que son las mayorías del país han fallado en traer la estadidad y en mejorar el ELA, y nadie se los reprocha con el desdén que se le reprocha a los independentistas no haber traído la independencia.

Cuando nos dicen que hay que ir primero a la base a construir la libertad desde abajo y no lo hemos hecho bien, tienen razón. No lo hemos hecho nada bien aunque ciertamente hayamos ido –y sigamos yendo- a la base. Aunque nos esgalillemos tratando de convencer a la mayoría y combatiendo el menosprecio y la invisibilidad.

Sí, seguimos trabajando como hormiguitas y no avanzamos mucho. El espejo de Blancanieves en el que se mira Juan nos sigue ganando.

El poder del colonizador y los colonialistas que le asisten es un monstruo grande y pisa fuerte. Se te sienta encima como un peleador de sumo, te aplasta los pulmones, te agarra por el gaznate, y entonces te pregunta por qué no respiras.

Pero somos una minoría feroz que no han podido aplastar. Que le reprochen a su abuela. Que cuenten las agallas que tenemos. Esas sí que son muchas más. Nosotros sí que no nos quitamos.

Somos la energía que mueve la rueda. Agrietamos el espejo. Y si nos unimos, lo rompemos.

 

Enlace http://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/elespejo-columna-2287839/

 

 

 

 
 
 
 
por Juan Dalmau
Publicado en Metro PR
20 de enero 2017
 
En estos primeros 18 días, además de cumplir mi función de legislar, he ejercido intensamente mi rol fiscalizador y de oposición al denunciar y hacer frente a la nefasta política pública que pretenden implementar el ejecutivo y la mayoría parlamentaria del PNP vía fast track.
 
El Partido Nuevo Progresista (PNP) está transitando la vía del neoliberalismo que pavimentó el Partido Popular. Ante la crisis, las medidas, durante el pasado cuatrienio, fueron dirigidas a menoscabar el empleo y los derechos de los trabajadores públicos, a reducir servicios gubernamentales y a elevar a rango de principio el dogma de la privatización como panacea para resolverlo todo. El actual gobierno del PNP, actuando como discípulo aventajado del PPD, en sus primeras medidas aprobadas ha dado indicios de que va a continuar de manera mucho más intensa la ofensiva neoliberal de privatizar activos del Gobierno, desmantelar la función pública y menoscabar derechos laborales so color del "desarrollo económico".
 
La primera medida aprobada y convertida en ley -con nuestra oposición- flexibiliza las condiciones mediante las cuales se realizan las mal llamadas alianzas público-privadas (APP). En el mundo la creación de nuevos activos, para gobiernos en crisis fiscal, se fundamenta en alianzas en las que el sector privado crea nuevos activos que un término plazo revierten al pueblo. En Puerto Rico, la realidad es que las mal llamadas APP no son otra cosa que el desmantelamiento y privatización de activos ya existentes y que resultan ser los que más ganancias e ingresos le generan al fisco. Ejemplo de ello fue la privatización, mediante una APP, de nuestro principal aeropuerto, que dentro de la estructura de la Autoridad de Puertos era la única empresa gananciosa.
Igualmente nefastos resultan ser los proyectos aprobados en la madrugada de ayer jueves, con los cuales el Gobierno del PNP sigue al pie de la letra la receta que expidió la Junta de Control Fiscal, la cual escasas horas antes planteó la reducción de $1,000 millones del presupuesto de Salud, $300 millones de la UPR, entre otros. Me refiero a los Proyectos de la Cámara 451 y 453. El P. de la C. 451 es la versión del PNP de la Ley 66 del PPD, pero en combo agrandado. No solo retiene los elementos dañinos al sector público de la Ley 66, sino que, además, otorga más facultades al ejecutivo para dejar en suspenso convenios colectivos, suspender aumentos de sueldo negociados y controlar las juntas de gobierno de agencias y corporaciones públicas, entre ellas la UPR, al gobernador poder remover de su puesto a la mayoría de los miembros de una junta que no respondan a su visión de gobierno y atente con el cumplimiento y los designios de la Ley PROMESA.
 
El P. de la C. 453, mal llamado reforma laboral, se trata de una embestida patronal trabajada en los cuartos oscuros de privilegiados bufetes de abogados privados que responden a intereses corporativos y empresariales locales y extranjeros. Esa ley menoscaba derechos de los empleados privados, que representan el 68 % de nuestra fuerza laboral, afectando la adquisición del bono navideño, limitando protecciones contra despidos injustificados y aumentando significativamente los periodos probatorios. Esta, fundamentalmente se sostiene sobre la base, según sus propios proponentes, de que el empleado privado es ocioso porque se siente con derecho propietario sobre su trabajo. Esa visión retrógrada de algunos fomentará mayor éxodo de trabajadores, empobrecerá al sector mayoritario laboral del país y reducirá el flujo de dinero para la adquisición de bienes y servicios, lo que profundizará aún más nuestra crisis económica, ya en su décimo año de contracción.
 
En fin, las medidas adoptadas imponen la ley de la jungla: el más grande se come al más pequeño, el más fuerte económicamente engulle al más débil laboralmente. Ante los retos, la batalla continúa.

 

 

Se nos fue “más allá de la puertas del misterio” el entrañable amigo y patriota ejemplar, el Dr. Luis Pío Sánchez Longo; hombre generoso y amable, líder y militante independentista firme y consecuente, médico y profesor prestigioso y compasivo, católico de fe y de acción.

 

A Isis que ya lo acompaña, a su familia íntima, hijas e hijos, nietas y nietos y a su familia extendida que tantos son, nuestro abrazo. “Qué triste, qué solos” nos quedamos acá.

Manifestación, No a las Cenizas de Carbón, próximo lunes 28 de noviembre desde las 4:00 pm en La Fortaleza. Reclamaremos al gobernador que añada a la sesión extraordinaria el Proyecto del Senado 340, que tiene el propósito de atender el problema de la disposición de las cenizas.

"La candidata que vi nacer"

Publicado en El Nuevo Día

26de octubre 2016

Conozco mejor que nadie a mi hermana, prácticamente la tuve en mis brazos desde que nació. Fue de mis padres la promesa cumplida. Crecimos en Adjuntas criadas con el vivo ejemplo de lo que es una familia que se nutre del amor y del esfuerzo.

Mi hermana heredó de nuestros padres la vocación invencible de civismo y liderazgo que la caracteriza. Durante esta campaña ha visitado, entusiasta e incansablemente, toda la Isla. La guían los valores que están en el fondo de la conciencia de nuestro pueblo. Casa a casa, cara a cara, va dando a conocer su programa de gobierno de vanguardia, su irrevocable decisión de desobedecer la dictadura de la Junta de Control Fiscal y su lucha por nuestra libertad como imperativo moral y material para el logro de un país más próspero y justo.

Con el mayor orgullo he visto cómo en esas caminatas se le acercan pequeños comerciantes conscientes de cómo María de Lourdes ha defendido sus intereses frente a los injustos subsidios concedidos a las megatiendas y demás transnacionales. También vienen ambientalistas que han visto cómo los partidos de mayoría ignoran y engavetan importantes proyectos sometidos por ella en defensa del ambiente.

Conmueve ver a las madres de niños de educación especial llevando de la mano a sus hijos para que conozcan personalmente “a la que ha dado la batalla por ellos”. Su trabajo legislativo, su lucha en la calle y su historial y trayectoria en la faena política y pública son prueba de su compromiso y dan credibilidad a su candidatura frente a otros aspirantes.

En este momento histórico su candidatura afirma el reclamo de justicia social y la voluntad de un pueblo en lucha y resistencia contra el colonialismo. Hoy María de Lourdes representa la unidad del Independentismo y de todos los puertorriqueños.

La Patria está en serio y mortal peligro. Los dos partidos que se han alternado en el poder por medio siglo han sido cómplices de los caprichos de una banda criminal que pretende enriquecerse de manera exageradamente leonina a costa de la pobreza y miseria garantizada por la mal llamada ley federal PROMESA y del colonialismo que nos asfixia.

Un voto por María de Lourdes será un voto de denuncia sobre nuestra vergonzosa situación colonial, un voto contra la corrupción y el pillaje rojiazul de tantas décadas, un voto por una sociedad que encarne los principios de justicia y equidad.

El 8 de noviembre vota por ti, vota por María de Lourdes. Ella es la Verdadera Promesa.