A iluminar el tranque

Por María de Lourdes Santiago Negrón
Publicado en  periódico  El Vocero
26 de marzo 2014
Portavoz Partido Independentista Puertorriqueño en el Senado

 

mariadelourdesSenadoEl "tranque " en el tema de reforma energética , en lugar de convertirse en un callejón sin salida , debe servir para superar el forcejeo político y sostener una conversación cándida e inclusiva. A fin de cuentas, todos partimos de las mismas aspiraciones: bajar el costo de la electricidad, reformular a la Autoridad de Energía Eléctrica, promover la eficiencia, garantizar el acceso a la información y la transparencia, superar la dependencia extrema de combustibles fósiles y asegurar un manejo prudente de la deuda.

 

En torno a esos puntos de consenso, me parece importante acotar algunos elementos fundamentales. El primero es que la reducción en el costo de la energía que tanto ansía el país no se va a materializar por mero decreto legislativo: no hay tal cosa como un proyecto "de bajar la luz". Esto quiere decir que hay que preparar al país para un proceso de transformación imprescindible, aún cuando los resultados no sean perceptibles en la factura a corto plazo. En segundo lugar, si vamos a asumir la tarea de una auténtica "reforma" energética, el punto de partida tiene que ser el diseño de una política energética integral, coherente y consensuada. Esa propuesta tendría que contestar las siguientes preguntas: ¿en qué lugar preciso está la AEE en cuanto a recursos? ¿Qué efecto tienen los subsidios a entidades gubernamentales? ¿Qué niveles de eficiencia son alcanzables con lo que tenemos? ¿Qué medidas se requieren para el cumplimiento con requerimientos ambientales estatutarios y reglamentarios? ¿Cómo atenderemos los elementos fuera de nuestro control, que van desde el costo del combustible hasta los efectos del cambio climático? ¿Cómo materializar la utilización amplia de fuentes renovables? Considerando que la actual localización de las plantas respondió a políticas económicas obsoletas, ¿cuál es, con miras al futuro, la ubicación más sensata en consonancia con una planificación territorial a largo plazo? ¿Qué prioridad tendrá el costo ambiental ? ¿Qué perspectivas ofrecen los proyectos de gasificación? ¿Cuáles serán las consecuencias reales de la "apertura a la competencia" que contempla el sustitutivo del Senado como penalidad a la AEE?

Reconociendo el espacio que exigen las contestaciones a esas preguntas, desde el Partido Independentista proponemos los siguientes lineamientos:

1. Reestructuración del organismo directivo de la AEE, de tal forma que las determinaciones de alta complejidad técnica estén en manos de personas con amplio conocimiento especializado.

2. Fijación de criterios de medición de eficiencia acompañados de un sistema de monitoreo continuo por un organismo externo.

3. Creación de un organismo fiscalizador externo, de composición más amplia que el propuesto por el sustitutivo del Senado y no adscrito a la Junta de Telecomunicaciones

4. Revisión de los procesos de transición al uso de energía renovable, incluyendo los contratos otorgados el pasado cuatrienio y del concepto de cartera energética

5. Democratización de la generación de energía, con proyectos como la colocación de placas solares en techos.

6. Adopción de un proceso de rendición de cuentas que incluya la divulgación de información, administrativa y financiera, similar a lo propuesto en el sustitutivo del Senado, y la celebración anual de un proceso de interpelación legislativa.

7. Limitación estricta del subsidio a los municipios.

8. Aplicación real del principio de mérito en la contratación, limitación de grupos "energéticos" vinculados a los partidos y prohibición absoluta de proselitismo y recaudación de fondos en espacios públicos.

9. Promoción agresiva de políticas de ahorro energético a nivel público y privado.

10. Atención oportuna al Sistema de Retiro de la AEE.

La renovación de la AEE requiere un esfuerzo mayúsculo de todos para alcanzar el consenso que necesitamos: los cuerpos legislativos, Fortaleza, los directivos de la corporación, los sindicatos, y los responsables de formar opinión pública. Sería una iluminadora primera vez.