Ahora nos toca a nosotros

Rubén Berríos Martínez

Presidente Partido Independentista Puertorriqueño

            El americano habló. Ahora nos toca a los puertorriqueños.

El Presidente, la Cámara y el Tribunal Supremo Federal nos han dicho lo que por tanto tiempo ocultaron: Puerto Rico es una colonia. Tiene menos autoridad que una tribu indígena y apenas el poder de un municipio.

Lo que siempre hemos denunciado los independentistas ahora es admitido por los mismos que nos reprimieron por así hacerlo. Con perseverancia se desbrozó el terreno, se abrió el surco, se sembró y se regó la semilla, cayó la lluvia y al fin madura el fruto. Le toca ahora a nuestro pueblo cosechar la descolonización y la libertad.

La hoja de ruta es clara. Hay que exigir a los Estados Unidos que cumplan con su obligación descolonizadora y hay que iniciar desde Puerto Rico un proceso descolonizador.

Las acciones contra la Junta deben ir dirigidas a denunciar ese atropello y al mismo tiempo repudiar la indignidad de la colonia que lo hace posible. Con o sin Junta la colonia es colonia; limitarse solamente a condenar la Junta equivale a excusar el colonialismo.

Además de exigir a los Estados Unidos que cumpla con su obligación, la Legislatura debe convocar una Asamblea de Estatus, constituida antes de las elecciones, para impulsar opciones descolonizadoras. El propósito de esa Asamblea es forzar a los Estados Unidos a sentarse a la mesa para definir los mecanismos de transición y las condiciones de cada una de las alternativas. Para lograrlo la Legislatura tiene ante sí varios proyectos presentados por la senadora María de Lourdes Santiago y por otros legisladores. Tiempo han tenido y si realmente hay voluntad tiempo tienen todavía.

Internacionalmente, hay que acudir ante la ONU para exigir que se eleve nuestro caso a la Asamblea General, y así ejercer presión sobre el gobierno norteamericano.

En el PPD se impondrán como siempre los inmovilistas. Ya su presidente y candidato a la gobernación ha anunciado su “principio” rector: “un gobierno propio anclado en la voluntad democrática del pueblo de P.R.”; es decir, lo que el PPD decía que tenía antes de la Junta, pura ambigua retórica colonial neomuñocista. La ambición del poder, el presupuesto y el miedo a la libertad los coagula. En ese afán, lo profetizó Matienzo: “son capaces de convertir cualquier idea en un lechón asado y cualquier bandera en servilleta”. Ya está sobre la mesa, servida por el Dr. Bernier, la promesa fatula de Asamblea de Estatus adornada de quiméricos plebiscitos de Estadidad Sí o No o Asamblea de Estatus Sí o No. Después de las elecciones, como es su uso y costumbre, no harán nada. El que se deje engañar es porque quiere. Ser colonia es indigno, pero peor es conformarse con serlo.

El PNP ha prometido un proyecto de admisión y una delegación de cabilderos que llaman Plan Tennessee, aunque saben que allá, por ser contraria a sus intereses, le huyen a la Estadidad como el diablo a la cruz. La Estadidad se hizo para  americanos, no para una nación única y singular como Puerto Rico.

Las señales desde Washington son innegables.  La colonia se acabó. Hay que tomar otro rumbo.

La independencia es lo que exige la dignidad y es también el instrumento, la caja de herramientas que Puerto Rico necesita para poner nuestra economía a producir. Para acelerar su advenimiento hay que apoyarla y fortalecerla hoy más que nunca cuando la corriente histórica nos favorece.

 

“Juntos por la Independencia” responde a ese reto.  Más que una consigna es una aspiración que comenzó a cristalizarse cuando gran parte del liderato independentista de otras organizaciones ofreció su respaldo a nuestra candidata a la gobernación en la Asamblea del PIP. Aparte de ese respaldo en el frente electoral, la coordinación conjunta en actividades a través de la isla e internacionalmente se ha incrementado. Los independentistas sabemos que hay que fortalecer la independencia en todos los frentes. Con esa lucha está comprometido el PIP. 

Enlace http://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/ahoranostocaanosotros-columna-2210556/