“Hace falta valor y voluntad”

Por Rubén Berríos Martínez

Claridad

Publicado: martes, 21 de junio de 2016

 

Nota: Esta ponencia iba a ser presentada en la Comisión Conjunta de Asuntos de Estatus del Senado y la Cámara de Representantes de Puerto Rico el pasado martes 21 de junio de 2016. Esas vistas fueron suspendidas, la reproducimos aquí a beneficio de nuestros(as) lectores(as).

 

 

 

Hace treinta y dos meses que está ante la consideración del Senado el P del S 719, de la autoría de la senadora del Partido Independendista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago. En fechas cercanas a esa, se radicaron otras seis medidas que están ahora ante ustedes.

Para atenderlas, se designó una Comisión Especial Conjunta. Y no es hasta ahora, faltando cuatro días para el último día de aprobación de medidas de esta última sesión ordinaria del cuatrienio, que la mayoría del Partido Popular Democrático (PPD) decide convocar a una vista pública para atender el asunto que se ignoró durante todo el cuatrienio.

Si no fuera por la gravedad del momento que vive el país, se pensaría que es una broma. Pero el momento es grave, y el país no está para bromas.

Las circunstancias requieren estar a la altura del momento. 

Si esta Legislatura se propone en serio enfrentar el problema del estatus, debe convocar de inmediato, antes de las elecciones, una Asamblea de Estatus. Es hora de poner la acción al servicio de la palabra.

Al liderato del PPD no le hace falta un mandato para convocar una Asamblea de Estatus. El mandato ya lo tienen. El PPD tenía la Asamblea en su Programa para las elecciones del 2012 y el pueblo ya le dio su apoyo a ese Programa. Lo que hace falta no es un mandato; lo que hace falta… es voluntad. La Asamblea de Estatus sería, además, la más digna respuesta a la Junta de Control Fiscal con que se propone ultrajar a este pueblo.

Ese debe ser el camino a seguir por esta Legislatura. Pero desafortunadamente la Junta de Gobierno del Partido Popular, bajo el liderato de su presidente el Dr. David Bernier, decidió el pasado viernes impulsar una consulta Estadidad Sí o No, a celebrarse luego de las elecciones. Me pregunto, ¿está dispuesta esta Legislatura a pasarle por encima a la Junta de Gobierno del Partido Popular y aprobar una Asamblea de Estatus? De contestarse la pregunta en la negativa, ¿qué estamos haciendo aquí?

En todo caso, voy a dejar ante ustedes la posición del Partido Independentista ante la posibilidad, desgraciadamente muy real, de que esta Legislatura decida aprobar un proyecto Estadidad Sí o No para después de las elecciones que incluya, de triunfar el No, otra promesa más de Asamblea Constitucional. 

El máximo cuerpo directivo del PPD, aun después de las claras posiciones del Ejecutivo y del Tribunal Supremo Federal aceptando que Puerto Rico es una colonia, y ante la inminencia de una Junta de Control Fiscal, ha optado por la vieja teoría de que el estatus no está en “issue”, ¡ahora que el estatus está más en “issue” que nunca antes! La nueva estrategia sobre el estatus del doctor Bernier resulta ser la más vieja de las estrategias de ese partido: el estatus no está en “issue”.

Nuevamente juegan a la posposición y se refugian en la indefinición de una mal llamada relación política basada en las ya manoseadas ideas y términos ambiguos de siempre; y todo esto al mismo tiempo que se adopta la propuesta estadista de Pierluisi de un plebiscito Estadidad Sí o No.

Una cosa es que los estadistas estén en el poder y convoquen un plebiscito Estadidad Sí o No, pero otra cosa muy distinta es que los populares desde el poder lo propongan cuando tienen en su Programa la Asamblea de Estatus y haciéndola ahora contingente a derrotar la Estadidad en un plebiscito propuesto por el PPD. 

La dirección del Partido Popular rechaza aquello en lo que supuestamente creen, la Asamblea de Estatus, promueven aquello en lo que supuestamente no creen, la Estadidad, y eliminan de su propuesta la Independencia, el único derecho inalienable de nuestro pueblo.

Es el colmo. Es simplemente una atarraya que tiran para tratar de pescar votos de los que apoyaron a Pierluisi en las primarias del PNP. La desesperación los lleva a sucumbir ante la corriente asimilista que alegan combatir. Lo único que les falta es adoptar otro nuevo lema: “Pan, Tierra y Estadidad”, como señuelo para intentar ganar elecciones. 

En el fondo ya no se trata ni de “inmovilismo” ni de “soberanismo”, se trata del más evidente y rancio acto de oportunismo electorero de toda la larga historia de vaivenes ideológicos del Partido Popular. 

La Junta del PPD por un lado propone un plebiscito Estadidad Sí o No para atraer a los estadistas, y por el otro se proclama defensora de la puertorriqueñidad y muro contra la Estadidad para intentar seducir a los que rechazan la asimilación. Son meros ingredientes que se añaden a la mogolla colonial cuando ya, en palabras del inolvidable profesor Manrique Cabrera, “El ELA no es ni toalla, es pezuña en el mondongo colonial”. El que se engañe es porque quiere dejarse engañar.

El problema de Puerto Rico es grave y demanda una solución impostergable. No es momento de crudas artimañas, ni de impúdicas carnadas electorales. Es momento de una genuina y verdadera Asamblea de Estatus descolonizadora. Lo otro son palabras huecas, promesas engañosas. ¡Está bueno de jugar con el destino de nuestro pueblo! 

Se acerca el momento de la suprema definición que profetizó don Pedro. Ya la Junta de Gobierno del PPD tomó partido en contra de Puerto Rico abandonando a tantos buenos populares que no quieren ser yanquis, que quieren ser puertorriqueños. 

Nos toca ahora, a los que somos puertorriqueños antes que nada, aunar esfuerzos y fortalecer la lucha por la independencia y la soberanía nacional.

Para impulsar el proceso de descolonización que requiere nuestra patria y para forzar al gobierno de los Estados Unidos a responder, ahí está el P. del S. 719 o cualquier otro proyecto de Asamblea de Estatus dirigido al mismo fin.

Lo que hace falta es voluntad y valor.