En San Juan, Puerto Rico. Domingo, 11 de junio de 2017 - La comisionada electoral del Partido Independentista Puertorriqueña (PIP), María de Lourdes Santiago, informó hoy que la Comisión Local del municipio de Cabo Rojo se vio obligada a intervenir en la votación que de forma ilegal se estaba realizando en varias unidades electorales de ese municipio, donde los funcionarios del Partido Nuevo Progresista (PNP), en violación a la directriz impartida por la Comisión Estatal Elecciones (CEE), insistían en que votaran en ese colegio ciudadanos debidamente inscritos con otro domicilio electoral. La intervención de la Comisión Local se dio gracias a la denuncia de la representación local del PIP en Cabo Rojo. Al momento de corregirse la ilegalidad promovida por el PNP ya habían votado de forma ilegítima 47 electores.

“La transmisión de información falsa a los electores puede constituir un delito electoral. Precisamente para prevenir este tipo de actuaciones el Partido Independentista acudió al tribunal, donde el PNP tuvo que aceptar que las instrucciones que estaban impartiendo a sus electores diciéndoles que podían votar en cualquier parte del País eran ilegales.”, indicó la licenciada Santiago.

La Comisionada independentista notificó, además, otras irregularidades en el proceso de votación en las instituciones penales donde cientos de confinados fueron incluidos como votantes añadidos a mano sin que los funcionarios del PNP a cargo de la votación proveyeran la documentación que en ley se requiere para permitir ese voto.

 

En cuanto a las fotos circulando en las redes sociales en las que aparecen policías mostrando sus papeletas votadas, la licenciada Santiago indicó que “hay que ser demasiado ingenuo para no darse cuenta de lo que estaba detrás de la insistencia de que los policías votaran añadidos a mano en el lugar más cercano a donde trabajaban hoy. Esa es la forma de provocar que sus supervisores recurran al pase de lista como una forma de coaccionar el voto. Por eso, si de verdad se quiere proteger el voto de la uniformada se tenía que permitir que votaran según dispone la ley: voto adelantado en el colegio que le corresponde según su domicilio electoral sin estar sujetos a la vigilancia de sus jefes”.